SATSE acusa a la Junta de despreciar al personal sanitario por negar a Salud una OPE y convocarla en Educación

22 diciembre 2011
  • El Sindicato de Enfermería reclama a la Junta de Andalucía la convocatoria de una OPE en Salud de más de 6.000 plazas
  • Recuerda que, mientras Salud convocó las últimas oposiciones en 2007, Educación las convoca anualmente

22 de diciembre de 2011.- El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Andalucía ha acusado a la Junta de Andalucía de despreciar a los profesionales sanitarios por convocar una Oferta Pública de Empleo (OPE) para Educación mientras la niega para Salud. Por eso, SATSE, tras la convocatoria de 2.389 plazas de empleo público docente en Andalucía, ha vuelto a exigir la convocatoria de una oferta de empleo en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) para estabilizar a sus más de 6.000 profesionales sanitarios con contratos eventuales.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería, mayoritario en la Sanidad andaluza, considera ofensivo e insultante para los profesionales sanitarios que, mientras se les sigue exigiendo esfuerzos para garantizar la calidad del servicio, la Junta de Andalucía  les niega la posibilidad de estabilizar sus empleos igual que a los docentes.

Además, SATSE recuerda que mientras Salud convocó sus últimas oposiciones en 2007 (en un proceso que aglutinaba también las plazas de 2004), Educación las convoca anualmente, de modo que la propia Administración andaluza anuncia que habrá aumentado en 16.313 sus puestos de profesores y maestros desde que en 2009 se realizó la primera convocatoria de esta legislatura.

Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería ha reclamado la consolidación como interinidades vacantes de los actuales eventuales estructurales como paso previo para la convocatoria de una oferta pública en el SAS que incluya a los más de 6.000 profesionales sanitarios, en torno a 2.300 de Enfermería, que actualmente cuenta con contratos eventuales. Dichas plazas, explica SATSE, son de eventuales estructurales, es decir personal eventual de larga duración que desarrolla una función asistencial básica sin ocupar plazas presupuestadas pero cuyo coste es superior al del personal propietario.

Para finalizar SATSE advierte que, a pesar de que se trata de un servicio público tan esencial como la Educación, la situación en la Sanidad andaluza es límite y se agravará si siguen sin consolidarse las plazas de eventuales, poniendo en riesgo la asistencia sanitaria a los ciudadanos y mermando las condiciones laborales de los trabajadores