SATSE valora los compromisos del nuevo Gobierno andaluz pero espera mayor concreción

17 enero 2019

SATSE considera que hay que dar un margen de tiempo prudencial al equipo al frente de la Consejería con las competencias de Salud para que aterrice ante sus nuevas responsabilidades. No obstante, estará vigilante para que se cumplan los compromisos adquiridos como la equiparación salarial de los profesionales sanitarios con la media nacional, para que se atiendan otras demandas como el reconocimiento del solape de Enfermería como parte de la jornada laboral, así como para hacer frente a las amenazas de medidas privatizadoras de la Sanidad Pública o que impliquen la usurpación de funciones propias de las enfermeras y de otras profesiones sanitarias.

SATSE Andalucía ha tomado buena nota de los compromisos reflejados en el acuerdo de gobierno alcanzado entre PP y Ciudadanos en materia sanitaria y que el nuevo presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, ha remarcado durante su discurso de investidura. Uno de esos puntos comprometidos es la “equiparación salarial de los profesionales sanitarios de Andalucía respecto a la media nacional”, que coincide con una de las principales reivindicaciones de SATSE y por cuyo cumplimiento velaremos.

El Sindicato de Enfermería defiende que es de justicia que se reconozca el esfuerzo realizado durante los años de crisis por el colectivo de enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, por lo que seguiremos dirigiendo nuestros esfuerzos en esta nueva etapa para lograr la restitución del cien por cien del sueldo base en las pagas extras y acabar con la discriminación que sufren en la Sanidad andaluza las categorías de Enfermería y Fisioterapia, a las que se les niega el reconocimiento de su nivel profesional dentro del grupo A, que es el que les corresponde por su formación académica de Grado. El mantenimiento de estas categorías en el subgrupo A2 implica de facto una pérdida salarial para los afectados de unos 1.830 euros anuales en su sueldo base sin contar los trienios.

El programa de Gobierno del PP contempla, asimismo, acabar con “la precariedad, el abuso de temporalidad y la excesiva rotación entre los profesionales”. Un propósito que, a juicio de SATSE, solo se logrará paliando el déficit estructural de plantillas existente. En este sentido, el Sindicato de Enfermería pedirá el apoyo de todos los grupos políticos andaluces a la Ley de ratios Enfermeras, cuyo objetivo es conseguir una dotación adecuada de enfermeras y enfermeros, acordes con las ratios europeas.

Actualmente, Europa cuenta con una media de 8,8 enfermeras por cada 1.000 habitantes, frente a las 4,13 enfermeras por cada 1.000 habitantes que tiene Andalucía. En lo que respecta a hospitales, en Andalucía un profesional de Enfermería tiene a su cargo hasta 18 pacientes en una planta de hospital, mientras que la ratio segura es de 6-8 pacientes, que es lo que SATSE reclama que se regule por Ley y exigirá que se trabaje en esa línea en la Sanidad andaluza. En estos momentos, el sindicato promueve en el conjunto del Estado la recogida de firmas para que el Congreso debata una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para fijar por ley un máximo de pacientes por enfermera y enfermero.

Juan Manuel Moreno mencionó expresamente en su intervención su compromiso de que el sanitario sea un ámbito de “atención preferente” de su nuevo Gobierno ante el “desmantelamiento” de la sanidad pública en los últimos años. De esta manera, se ha comprometido a resarcir a los profesionales sanitarios como principales “perjudicados” junto a los ciudadanos, de una “errónea” gestión, que ha situado a la sanidad andaluza en la última posición en inversión por habitante, según remarcó.

Entre los grandes objetivos mencionados en materia sanitaria, el nuevo presidente popular citó la reducción de las listas de espera, el refuerzo de la Atención Primaria, mayor transparencia en los listados, la despolitización del SAS, libre elección de especialista y la eliminación de la subasta de medicamentos. Junto a ello, aludió a un proyecto de ley andaluza de Atención Temprana y convenios con otras comunidades autónomas para que la tarjeta sanitaria andaluza sea válida en todo el territorio nacional. Entre los cambios anunciados, Moreno Bonilla señaló la "redefinición de las Unidades de Gestión Clínica en Unidades de Gestión Sanitaria, con autonomía de gestión y en la toma de decisiones", una actuación que SATSE seguirá con atención para impedir agravios hacia la profesión enfermera.

Desde el Sindicato de Enfermería consideramos que hay que dar un margen de tiempo prudencial para que el equipo que se sitúe al frente de la Consejería con las competencias de Salud aterrice ante sus nuevas responsabilidades. No obstante, estaremos vigilantes para que se cumplan los compromisos adquiridos, para que se atiendan otras demandas como el reconocimiento del solape de Enfermería -ya reconocido por los tribunales- como parte de la jornada laboral, al tiempo que estaremos atentos para hacer frente a las amenazas de medidas privatizadoras de la Sanidad Pública o que impliquen la usurpación de funciones propias de las enfermeras y de otras profesiones sanitarias.